Luces TV

La Revolución estalla en línea

20 noviembre, 2020
  • Memórica atiende la Revolución Méxicana, la cual consistió en el levantamiento contra la dictadura porfiriana hace 110 años.

OSCAR RAUL CID DE LEÓN RICARDEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO.- “Muy estimado amigo: He resuelto que sea el 20 de noviembre el levantamiento general. Oportunamente distribuiré los manifiestos por toda la República”, escribió Francisco I. Madero en una misiva a Venustiano Carranza el 17 de octubre de 1910.

“Estos manifiestos irán acompañados con el plan revolucionario, en el cual doy instrucciones lo más completo posibles respecto a cómo debe procederse para nombrar desde luego nuevas autoridades con el carácter de interinas o provisionales. Con instrucciones de convocar muy pronto a elecciones locales”.

Era el llamado formal al levantamiento contra la dictadura porfiriana iniciado hoy, hace 110 años. Allanaría el camino para la construcción del Estado mexicano moderno.

Todo en línea

Un proceso que mantiene vigencia y continúa arrojando luz sobre el tipo de País en que la Nación se convirtió. Así busca mostrarlo el repositorio digital Memórica. México, Haz Memoria (https://memoricamexico.gob.mx).

Con motivo del aniversario, el proyecto estrella de la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México, que preside honorariamente la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente Andrés Manuel López Obrador, reúne y presenta recursos -como la mencionada carta de Madero- en torno a ciertos personajes y momentos significativos, atendiendo a la pregunta: ¿Qué ha quedado de la Revolución, y cómo la vivimos ahora y desde el mundo digital?

Colecciones de la Revolución

“Hay una serie de colecciones que apuntan a pasajes muy concretos y a momentos muy establecidos del proceso revolucionario”, detalla en entrevista el también historiador Álvaro Rodríguez, subdirector de contenidos históricos y culturales digitales de Memórica.

“Pero también hay toda una parte que tiene que ver con la vigencia de la Revolución y cuáles han sido los efectos y los resultados del proceso revolucionario en términos ideológicos, pero también en términos políticos”.

Partiendo, por ejemplo, de documentos fundamentales, como la propia Constitución de 1917 -acaso uno de los legados más importantes de la lucha revolucionaria y que al día de hoy aún rige al País-. Se ofrece la posibilidad de leer el manuscrito original que custodia el Archivo General de la Nación y conocer acerca de los constituyentes que la promulgaron.

Una herencia presentada

“Ningún otro repositorio digital podría tener está joya en línea y consultar incluso estas versiones constitucionales”, destaca Rodríguez.

Pero, por otro lado, Memórica también presenta una serie de imágenes sobre la herencia más cotidiana. Desde la creación de infraestructura y servicios hasta la introducción de agua potable. Incluye la construcción de escuelas, hospitales, viviendas para los trabajadores, instalaciones deportivas y vías de comunicación, muchas de ellas todavía en uso actualmente.

Todo ello puesto en marcha en los años que sucedieron al conflicto armado por parte de los gobiernos emanados.

“A lado de estas dinámicas de ejércitos beligerantes, en el repositorio puedes ver también documentos que hablan de la historia de las mujeres y de los niños en la Revolución”, añade Rodríguez, en referencia a la serie de fotografías y grabados que plasman los roles de la mujer revolucionaria, en tanto enfermeras, feministas liberales, propagandistas, combatientes y militantes.

“O sea, Memórica también atiende a esta parte de las líneas de la historia, las líneas de vanguardia, que tienen que ver con la revisión de los movimientos sociales, de los grupos subalternos y de la historia cultural y material de todos estos acontecimientos”.

Fotos y escritos

Fotos y escritos sobre el asesinato de Emiliano Zapata; el Plan de Ayala, documento clave del zapatismo, traducido a nueve lenguas originarias; una serie de telegramas de Madero, incluido uno donde le solicita a Francisco León de la Barra gestionar ante el Gobierno estadounidense la devolución de armamento confiscado a los insurgentes; una exposición sobre el juicio de Felipe Ángeles e imágenes que ilustran la vida cotidiana de un México eminentemente rural, también integran, al respecto, las colecciones de Memórica.

Plataforma que se torna intermedial al además albergar, a partir de un convenio con la Filmoteca de la UNAM; una muestra de cine de la Revolución, con importantes piezas de ficción, como la trilogía de Fernando de Fuentes -El prisionero trece, El compadre Mendoza y ¡Vámonos con Pancho Villa!- y un par de documentales.

“La tensión que teje Memórica entre el presente y el pasado se sustenta justamente en el acceso a estos objetos de memoria, estos objetos históricos. Entonces, el repositorio es un libro digital, pero un libro abierto que te permite hojearlo, profundizarlo, entenderlo y problematizarlo”, destaca Rodríguez.

Los materiales que se reúnen en el repositorio Memórica son susceptibles para el estudio de investigadores y estudiantes de alto grado académico. Su audiencia meta se encuentra en otro sitio.

“Nuestro público es el mexicano y la mexicana de a pie, con el fin de que se acerquen al patrimonio histórico-cultural de nuestro País”; define, por su parte, el historiador Rubén Amador, director de patrimonio histórico de la plataforma.

“Tratamos de que sea amigable con las personas que no tengan tanto que ver con la historia o ser historiadores, sino algo mucho más abierto. Mucho más libre y que les atraiga”, agrega Paulina Martínez, subdirectora de discurso histórico y cultural digital de Memórica. Destaca el ejercicio cotidiano de guardar objetos significativos para, más que recordar, ayudar a hacer memoria y vincular a los usuarios con el pasado.

Congregan 35 acervos

Fue lanzado en febrero pasado por un equipo de casi medio centenar de historiadores, antropólogos, sociólogos, diseñadores, comunicólogos, periodistas y abogados. Memórica cuenta actualmente con unos 53 mil recursos provenientes de 35 acervos de instancias públicas, privadas y hasta archivos familiares.

Entidades como el Archivo General de la Nación, la UNAM y el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México destacan entre los colaboradores, así como el área de patrimonio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Archivo Histórico Genaro Estrada de Relaciones Exteriores, además de fondos personales, como el caricaturista Ernesto “El Chango” Cabral y el cineasta Enrique Rosas.

“Lo que queremos es tener en un solo espacio digital la mayor cantidad de recursos posibles que consideramos parte del patrimonio histórico y cultural”. Sostiene Amador sobre Memórica, plataforma de acceso abierto que lo mismo concentra recursos sobre los juicios del Santo Oficio o la correspondencia entre Benito Juárez y su esposa Margarita Maza.

Más que reproducir una historia acartonada, monográfica o de bronce, la apuesta es ofrecer un enfoque fresco y vigente. Además que pueda visibilizar pasajes y dar voz a ciertos grupos que han sido históricamente sepultados o desatendidos, remarca Martínez.

Al final, enfatiza Amador, la labor que hacen sobre efemérides y temas especiales de cada mes, con los 500 años de la caída de Tenochtitlán. El bicentenario de la consumación de la Independencia, es meramente curatorial y para que la gente se adentre en todo lo que acoge Memórica. Hagan sus propias interpretaciones e incluso den forma a sus propias colecciones.

“Los usuarios son potenciales historiadores en el sentido de que pueden entrar y detonarse muchísimas preguntas”, concluye Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos