Luces TV

Sale a subasta carta de Hidalgo

8 septiembre, 2020
  • Un manuscrito de Miguel Hidalgo de 1810 será subastado, piden más atención a las transacciones comerciales que involucran al patrimonio documental mexicano.
YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La subasta de libros y documentos sobre la Independencia de México, el Primer Imperio y la Primera República, prevista hoy en Casa Morton, incluye documentos que, según referencias históricas, habrían pertenecido al Archivo General de la Nación (AGN), como un manuscrito de Miguel Hidalgo de 1810.

Lo señalan historiadores de instituciones como la UNAM, el Instituto Mora y El Colegio de Michoacán, quienes en dos cartas con fecha de ayer piden al director del AGN, Carlos Ruiz Abreu, aclare del asunto y otorgue más atención a las transacciones comerciales que involucran al patrimonio documental mexicano.

La subasta, programada para las 17:00 horas, incluye también correspondencia, además de Miguel Hidalgo, de personajes como Agustín de Iturbide, Nicolás Bravo y Vicente Guerrero.

“Quienes firmamos esta carta estamos intrigados sobre el origen de dichos documentos”, refieren Carlos Herrejón, Virginia Guedea, Verónica Zárate, Alfredo Ávila y Rodrigo Martínez Baracs, entre otros historiadores.

La otra misiva, suscrita por el Comité Mexicano de Ciencias Históricas, solicita a Ruiz Abreu informe “si la subasta anunciada, por contener documentos de interés público, cuenta con la corroboración del Archivo General de la Nación sobre la intención del traslado de dominio de dichos documentos”.

Ambas cartas citan el Artículo 77 de la Ley General de Archivos, que indica que, en caso de venta de acervos y archivos privados, “el particular deberá notificar por escrito al Archivo General, para que este manifieste en veinte días hábiles su interés en adquirirlo”.

Si se omitió la notificación “será causa de nulidad de la operación de traslado”.

La mayoría de los materiales en venta, escriben los historiadores, “son impresos que tienen varias copias y pueden hallarse en repositorios públicos, pero hay algunos que se desconocían, como una carta de José María Liceaga, José María Morelos y José María Cos a Juan Antonio Romero para formar una Academia Militar.

“Hay además un manuscrito en venta de Miguel Hidalgo a Narciso de la Canal, de octubre de 1810, del que se tenía referencia por haber sido publicado en la Colección de documentos para la historia de México de Juan E. Hernández y Dávalos, de una copia que se hallaba, según el mismo impreso, ‘en el Archivo General y Público de la Nación’ y el original en fondo de Infidencias”.

En esa misiva Hidalgo invitaba a De la Canal, coronel del regimiento de Dragones Provinciales de la Reina -del que Aldama y Allende eran capitanes al efectuarse los preparativos del movimiento independentista- a sumarse a la causa.

Preocupa patrimonio

“Estas (cartas) son una manera de manifestar nuestra preocupación por el patrimonio histórico de México”, dijo en entrevista la historiadora Verónica Zárate.

“Estas subastas se enriquecen muchas veces extrayendo documentación que ya está custodiada en los repositorios documentales de México. Saquean los archivos y luego venden los documentos; muy distinto sería si una familia tuviera documentos valiosos entre los papeles que heredó, los pusiera en subasta y los comprara una institución que los pudiera custodiar, mantener y poner al servicio.

Sería muy valioso porque se asegura la preservación del patrimonio, pero si (las personas) van a los archivos, extraen los documentos y los ponen a la venta o los subastan es muy preocupante, sobre todo porque ya no hay ninguna protección”, añadió la especialista en el periodo de la Independencia.

Luego estos documentos tienen como destino universidades o bibliotecas extranjeras, lamentó.

“Y después, para hacer nuestra investigación de México, tenemos que hacer una búsqueda en los archivos del extranjero. Nuestro patrimonio se están dispersando por el mundo.

Ahorita hablamos de documentos, pero ya sabemos que el saqueo al patrimonio abarca piezas prehispánicas, retablos y ex votos, como los que recientemente recuperó México”, puntualizó Zárate.

Defienden legalidad

Consultada sobre si la persona propietaria o responsable de los documentos notificó al AGN que los pondría en venta, la responsable de Relaciones Públicas de Morton, Kristina Velfu, dijo no tener información al respecto. Pero los catálogos, añadió, son ampliamente revisados por las autoridades.

Hasta ahora, aseguró, el Archivo no ha manifestado su interés en adquirir el referido acervo. La subasta, entonces, se mantiene en pie, afirmó Velfu en entrevista.

Vía una carta a Grupo REFORMA, Morton Subastas detalló los protocolos que rigen las subastas que organiza, que consisten en difundir de manera pública y masiva los catálogos respectivos, hacer del conocimiento público los resultados de las ventas y ser parte del sistema internacional The Art Loss, que revisa y coteja los catálogos de subastas en todo el mundo con los reportes de robo.

Velfu enfatizó que Morton sólo es una intermediaria entre particulares y aseguró que no se venden objetos de los cuales se tenga la más mínima sospecha de su procedencia. Ésta no suele indicarse en los catálogos, a menos que así lo solicite el consignante.

Hasta ayer por la tarde, Ruiz Abreu no había respondido a los historiadores ni se había comunicado con Morton.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos