Luces TV

Todos quieren estar en ‘La Cotorrisa’

7 septiembre, 2020
  • Slobotzky y Ricardo Pérez son un fenómeno gracias a la fanaticada que ha logrado que nueva entrega de “La Cotorrisa”
MAURICIO ANGEL / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Hace menos de año y medio, dos standuperos entrones decidieron armar un podcast para echar desmadre, así, sin mayores pretensiones.

Ahora, con 130 episodios, Slobotzky y Ricardo Pérez son un fenómeno gracias a la fanaticada que ha logrado que nueva entrega de “La Cotorrisa”, su programa, sume más del millón de reproducciones.

“Nuestro crecimiento ha sido de boca en boca. Al principio, nos emocionaba llegar al top 200 de Spotify, voltear hacia atrás es asombroso”, cuenta en entrevista Ricardo, de 25 años, desde el departamento donde graban el programa, en La Condesa.

La dupla de standuperos, amigos desde hace cinco años, aprovecha la química entre sí y se valen de todo.

Detrás de ellos tienen como fondo juguetes, máscaras, Funkos de ellos y de Pokemón, no el título en leyes o su diplomado en criminalística de Slobotzky, que sólo sale a colación para hacer chistes.

Un éxito

En el primer episodio de su show cantaron “I Found A Way”, de Drake y Josh; ahora el mismo Drake Bell, intérprete del tema y protagonista de la serie, les pide ser invitado como fue recientemente el payaso Platanito (a quien Ricardo llamó Chuponcito).

Contrario a lo que hacían para sus shows de stand up, al estar frente a los micrófonos operados por su productor, Gerry Rod (consentido de los fans que hasta piden historias de él), los comediantes sólo improvisan.

“Construir el material que llevamos al escenario es una labor ardua, llegar a una hora completa nos toma de un año y medio a dos, mientras este formato nos permite generar dos horas de contenido similar”, explicó Slobotzky, de 31 años.

Al verse impedidos para ir de gira durante la pandemia, La Cotorrisa ha apostado por migrar a los espectáculos en vivo por internet, con distintas temáticas, como irse a Acapulco para hacer “La Cotorrisa en Vacaciones”.

“Se llama hambre. Desde que empezó la pandemia entramos en sintonía sobre cómo podíamos llegarle a la gente desde lo digital. Esta fue una época para que se reinventaran todos”, comentó Ricardo.

En medio de la pandemia, no faltaron las risas 

Aunque no dirían que el coronavirus les vino como anillo al dedo, los comediantes han sido creativos y han apostado por renovarse a la distancia.

A finales de julio montaron un show live desde la Arena México con luchadores, donde congregaron a más de 30 mil personas y marcó tendencias sobre el luchador Kemonito, pero su mayor premio es la conexión con la gente.

“Hay quienes salieron de la depresión al volverse a reír con nosotros. Una vez hicimos un show para una chava que cuando iba a sus quimioterapias nos escuchaba haciendo chistes de cáncer para que se le hiciera más leve.

“Me emociona que un famoso nos escuche, pero nos mueve más ver que le estamos echando la mano, de alguna manera, a una persona que la esté pasando terrible”, aseguró Ricardo.

Así lo dijo

“Como comediantes que empezaron el podcast hace menos de año y medio, antes de salir a nuestro show por el mismo túnel que El Santo y Blue Demon, no podíamos creer que todo inició con la idea de platicar pendejadas”, Slobotzky, Standupero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos