Luces TV

Quiere doctora proteger a sus hijos del Covid-19, y le revocan amparo

31 julio, 2020
  • La justicia federal antepuso la salud colectiva sobre los derechos de grupos vulnerables, como los hijos de una doctora en Cancún.

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Una doctora del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a la que se le asignó a trabajar con enfermos de Covid-19, recurrió a la justicia federal para solicitar un amparo, con el fin de evitar el riesgo de ser contagiada en su trabajo y transmitirlo a sus hijos con los que convive a diario.

Su caso suscitó opiniones encontradas entre jueces y magistrados, pues si bien en primera instancia la profesional de la salud obtuvo un fallo favorable para evitar contacto con enfermos de coronavirus, en segunda instancia un tribunal resolvió que su vida ni la de sus hijos corrían peligro, pues contaba con los insumos necesarios para su protección.

Con la primera resolución del Juzgado Séptimo de Distrito en Quintana Roo, la médico general pudo permanecer en un área de atención a diabetes, a partir del 3 de mayo pasado, pero por otra resolución se cambió el sentido del fallo en el Primer Tribunal Colegiado de Circuito, tres días después.

La segunda instancia fue favorable para la directora de la Unidad de Medicina Familiar 16 del IMSS en Cancún, Quintana Roo, y se ejecutó el cambio de comisión para realizar “labores emergentes”, como “visitas a pacientes con Covid-19, levantar cadáveres y acudir a los módulos respiratorios para tomar muestras de pacientes sospechosos”.

En un primer momento, el juez Darío Alejandro Villa Arnaiz (349/2020) ordenó que la profesional de la salud permaneciera adscrita a la unidad DiabetIMSS, pese a una circular que emitió el jefe del departamento clínico del turno matutino, con la cual se pretendía reorganizar a los médicos para enfrentar la epidemia del SARS-CoV-2, que se difundió el 28 de mayo pasado.

La doctora obtuvo la protección de la justicia federal al invocar los derechos a la salud de sus dos hijos, uno de los cuales estaba diagnosticado con asma e infecciones en faringe, oído medio y adenoides, y el otro con un padecimiento de oído y una intervención quirúrgica realizada en julio de 2019.

Otros argumentos fueron que los pacientes con diabetes la mantenían expuesta a una carga viral “que puede mermar mi vida y la de mis hijos”, además que su contrato la asignaba a la unidad DiabetIMSS de la Unidad de Medicina Familiar 16, localizada en la Av. Nichupté.

Por el contrario, la magistrada Laura Granados Guerrero determinó que la seguridad se garantizó con la dotación de equipo y material sanitario, adecuado y suficiente al personal médico, y con ello garantizar la protección de contraer el virus a los hijos de la quejosa. Incluso, asumió que la profesional de la salud era una persona sana.

En la resolución 88/2020 expuso que haber otorgado la suspensión se impediría la ejecución de medidas para combatir una epidemia en territorio nacional. Además, que la doctora y demás personal médico eran necesarios para hacer frente a la epidemia sanitaria.

De la situación de los menores (con ocho años y medio de edad) destacó que “bien pueden estar al cuidado de diversa persona, como podría ser su padre”, o cualquier otra que la madre considere idónea, como una forma de tomar medidas para salvaguardarlos y evitar que se contagien del virus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos