Luces TV

Plantean el futuro ambiental en 2050

29 julio, 2020
  • Violeta Meléndez es uno de los dos creadores del podcast 2050: El fin que no fue, cuya primera temporada contará con 10 episodios que se estrenan semanalmente.

 

ALEJANDRA CARRILLO / AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JALISCO.- Esta semana Spotify eligió el podcast 2050: El fin que no fue como uno de los mejores 50 podcast a nivel internacional en dos categorías, ficción e historia.

Aparentemente las dos categorías se contradicen, pero no es así.

El podcast conducido por la periodista y bióloga Violeta Meléndez y el activista y politólogo Pablo Montaño, sucede en su propia realidad: es 2050 y el mundo se ha podido salvar de la catástrofe climática que se le auguraba.

Así, con una dosis de optimismo, sustento científico e invitados especialistas en diferentes temas medioambientales, los especialistas plantean en el podcast cómo ser· el mundo si los ciudadanos de las metrópolis toman en sus manos la tarea, nada sencilla, de salvarlo de sus grandes depredadores.

“Me parece que las formas en las que comunicamos el cambio climático es una de las cosas en las que menos hemos logrado avanzar, están saturadas las redes, los medios y la agenda parece estar estancada en un bache”, dijo Montaño al respecto.

Según los conductores, la idea es proponer nuevas miradas para hablar al respecto en un tono que no sea completamente científico y por lo tanto complicado, sino que esté abordado con humor y en el que los escuchas se puedan sentir compelidos sobre un tema que les afecta directamente y que afectará aún más a sus hijos y nietos si el ritmo del deterioro no para.

Realizado por la productora tapatía Esto no es radio, el podcast ha comentado temas como la contaminación ambiental, la agricultura, la escasez de agua y las políticas públicas al respecto.

La idea del podcast está relacionada directamente con la esperanza. Cada episodio comienza con un relato escrito por Francisco Jean que propone el escenario futurista en el que se enmarca el tema que abordan.

En este 2050 la refinería Dos Bocas fue cancelada. También el Tren Maya. La gente logró parar el deterioro y las cosas no están tan mal como podrían estarlo.

La realidad, y según dialogan con sus invitados como la activista y escritora mixe Yásnaya Aguilar o el geólogo italiano Luca Ferrari, es que el futuro está lleno de incertidumbres.

“Hay muchos vacíos que no sabemos cómo vamos a librar”, dijo Montaño que más que en la esperanza cree en la resistencia de los ciudadanos ante la crisis.

“Que el cambio no se puede dar desde un individuo y que son necesarias acciones en colectivo a gran escala, para intentar cambiar las cosas, no solo por la tierra o los animales, pero por nosotros, los humanos, yo sí quiero llegar al 2050”, dijo Meléndez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos