Luces TV

Luis Donaldo Colosio: “Cené con él dos días antes de que lo asesinaran”, reveló López Obrador

22 marzo, 2019

La familia de Mario Aburto, asesino confeso del excandidato presidencial mexicano Luis Donaldo Colosio, envió una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador pidiéndole que reabra el caso ahora que se cumplen 25 años del homicidio.

En el Palacio Nacional, el corresponsal del canal Estrella TV en Los Ángeles, Jovanny Rivera Huerta, compartió este viernes al mandatario una carta escrita por los padres de Aburto, único culpable del asesinato cometido en Tijuana el 23 de marzo de 1994.

“Le piden que reabra el Caso Colosio. Ellos confían mucho en su palabra y en la transparencia que ha dado usted al gobierno y al país”, explicó el periodista, que indicó que los familiares de Aburto quieren regresar al “país que vio crecer a ellos y a sus hijos”.

López Obrador recibió la carta y aseguró que la leería y la turnaría a la Secretaría de Gobernación (Segob) para ver “qué procede desde el punto de vista legal”.

Además, instó a “seguir indagando” sobre el caso.
“Lamenté mucho, y sigo lamentando, el asesinato de Luis Donaldo Colosio. Lo conocí, y nos vimos dos días antes de que lo asesinaran”, recordó.

“Lo conocí y nos vimos dos días antes de que lo asesinaran, un día como ayer, 21 de marzo, cenamos en casa de una amiga común, de la Lic. Clara Jusidman”, detalló.

“Cenamos el 21 en la noche y él al día siguiente salió a la gira, estuvo el 23 en Tijuana, muy lamentable este asesinato”.

“Se dice que cuando se trata de crímenes de Estado, siempre hay complicaciones para conocer la verdad, pero hay que indagar, hay que insistir. que esto no quede impune en el caso de que se tratara de un crimen de Estado”, agregó.

Colosio era considerado seguro sucesor del presidente Carlos Salinas de Gortari debido al férreo control que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantenía sobre el Gobierno.
Aunque se detuvo en el momento al presunto asesino material, Mario Aburto, quien actualmente cumple condena en prisión, las investigaciones se prolongaron durante años en busca de un posible autor intelectual o de un complot.

Su asesinato se considera el magnicidio más grave en México desde 1928, cuando fue asesinado el presidente electo Álvaro Obregón, quien ya había sido presidido el país en el periodo 1920-1924.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos