Luces TV

Doctor mexicano creó en Bruselas un bisturí “inteligente” que detecta tumores cancerígenos

9 febrero, 2019

David Oliva Uribe ha generado reconocimiento internacional por crear un bisturí “inteligente” que detecta tejido tumoral en el cuerpo del paciente.

Trabajó durante más de una década para llegar a ser reconocido no sólo en México sino también en Bruselas.

Tras una exitosa carrera como ingeniero, decidió dejarlo todo y dedicarse de lleno a la investigación. Gracias a esto, creó un bisturí inteligente que extirpará tumores cerebrales con alta precisión sin dañar al paciente.

David nació en la Ciudad de México en 1975 y vivió durante 30 años en este ciudad. Desde 2005 radica en Europa y es reconocido como un pionero en neurocirugía.
Consiguió su primer trabajo mientras estudiaba la secundaria, cuando le pidió a su tío que lo dejara entrar al laboratorio donde elaboraba geles y cremas, en un proceso casi artesanal.

Los siguientes años los dedicó a seguir estudiando, hasta que se graduó de Ingeniería Electrónica en el Tecnológico de Monterrey y se especializó en sistemas de manufactura.

Solicitó unirse a un grupo de investigación de la Universidad Leibniz de Hannover, en Alemania.

David dice que cuando se mudó a Alemania no hablaba ni una palabra de ese idioma. “Las diferencias culturales y del idioma son muy fuertes. Asegura que le costó trabajo que los europeos entendieran que el mexicano es una persona profesional. Tampoco saben que hay buenas universidades en México. No sabían que tenemos premios Nobel”, recordó.

El equipo estaba conformado únicamente por alemanes. “[Al principio] era David, el que viene de un país inseguro y con narcotráfico”, pero después de un tiempo lo nombraron director de un grupo de cuatro personas y un año más tarde tuvo a 12 investigadores a su cargo. “Entonces la gente ya no veía mi nacionalidad. Veía mi capacidad”, dijo.

David se describe como una persona curiosa, cuya filosofía se basa en una premisa: los problemas que resuelve la ingeniería no están relacionados únicamente con las máquinas o los procesos, sino con la sociedad. “Me gusta viajar, hablar con las personas, aprender de otros. Ayudar a los jóvenes a encontrar su camino para lograr sus objetivos profesionales”.

Desde 2009, David promueve la cooperación entre profesionales altamente calificados de México y Europa por medio de la Agencia EUMex-Connect. Está convencido de que los mexicanos tienen todo para triunfar en el extranjero gracias a su creatividad.

“[En México] hay muchos obstáculos y eso los hace pensar fuera de la caja; tienen que improvisar. Así generan soluciones innovadoras que compensan la falta de recursos”.

Opinó que si bien los mexicanos destacan por su creatividad, todavía falta una estructura que los ayude a concretar sus metas. “Por eso es importante que los jóvenes consigan un mentor que los guíe para que lleguen a donde sueñan”, destacó.

La Agencia EUMex-Connect, fundada por David, une a científicos mexicanos con equipos de investigación para potenciar sus proyectos y llevar beneficios a sus lugares de origen.

“Si su comunidad requiere tecnología en agricultura y esa persona va a estudiar un doctorado en Tecnología Agrícola [en el extranjero], podrá regresar a México y aplicar todas las cosas que aprendió”, afirmó.

El trabajo de David es un ejemplo de ello. En Alemania se doctoró en mecánica por la Universidad de Hannover, donde dirigió un equipo de investigación, e hizo un segundo doctorado en Ciencias de la Ingeniería por parte de la Universidad Libre de Bruselas, en Bélgica.

Cada año ocurren alrededor de 260.000 nuevos casos de cáncer cerebral y del sistema nervioso. Esto lo convierte en el vigésimo segundo cáncer más común y tiene el puesto número 12 entre los más mortales, según el informe Cancer incidence and mortality worldwide.

Además, nueve de cada 10 personas que pasaron por una operación para extraer un tumor cerebral tuvieron secuelas en su salud mental, de acuerdo con la asociación británica The Brain Tumour Charity.

Ante esto, “hicimos un bisturí inteligente que puede identificar las fronteras entre tumor y cerebro, de tal forma que puedas lograr eliminarlo 100%, reduciendo a cero la probabilidad de cortar algo sano”.

David y su equipo esperan que con el tiempo el dispositivo sea adquirido por una industria médica trasnacional que se encargue de traerlo a México.

“Pero esto va a tardar alrededor de tres o cuatro años todavía”, señala.
“La idea es que cualquier hospital en Latinoamérica lo pueda adquirir. Es una tecnología de bajo costo, un individuo no puede ir a comprar nuestro dispositivo, pero los hospitales no tendrán que invertir muchísimo dinero”.

Sin embargo, aclara que esto implica mayor cantidad de pruebas, porque la tecnología debe ser extremadamente precisa.

Para David, un científico o inventor no es el que menos errores ha cometido, sino el que más ha aprendido de ellos. Por su trabajo en tecnología médica recibió el premio al mejor investigador invitado de la Universidad de Hannover en 2009.

A los jóvenes les aconseja aprovechar la tecnología disponible para encontrar un mentor que los guíe.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos